Inhaltsbereich

Navigationsbild zur spanischen Übersetzung

Ministerio

Para una vida autodeterminada – en una sociedad solidaria

“Para una vida autodeterminada – en una sociedad solidaria”. Esta es la idea central y, al mismo tiempo, la meta del Ministerio de Sanidad, Emancipación, Asistencia y Vejez (MGEPA).

En el centro de su actuación se sitúan siempre el ser humano y sus necesidades. El MGEPA procura configurar las condiciones marco legales y sociales de tal manera, que todos puedan encontrar, con independencia de su edad y sexo, su sitio en la comunidad y desarrollarse como personas.

El Ministerio de Sanidad, Emancipación, Asistencia y Vejez aboga por ello por

  • un sistema sanitario humano y social centrado en los pacientes
  • una sociedad emancipada, en la que nadie sea excluido por su origen, su orientación sexual, una discapacidad u otras razones
  • una asistencia a la dependencia pensada ante todo desde la perspectiva de los dependientes, los cuidadores y los familiares
  • una vida, en la que la autodeterminación y la asistencia necesaria al efecto también sean evidentes en la vejez.

En las páginas siguientes encontrará más información acerca de los actores implicados, las tareas, la organización y las ofertas del MGEPA.

 

 

Por un sistema sanitario más humano y social

En el centro de la política sanitaria del MGEPA figura el ser humano. Su objetivo no es establecer unilateralmente “casos”, “estructuras” y “sistemas”, sino proveer lo que cada individuo necesita para conservar su salud o recuperarla mediante una asistencia médica adecuada.

El Ministerio afirma por ello los derechos de los pacientes en Renania del Norte-Westfalia, asegura una atención sanitaria paritaria y fomenta explícitamente la prevención así como una atención generalizada y accesible a todos. Y ello desde el principio – al fin y al cabo, una atención sanitaria eficaz a la infancia y la juventud reviste precisamente una importancia fundamental para una sociedad.

Otras prioridades del MGEPA son la asistencia sanitaria a personas con antecedentes migratorios, así como la creación y la preservación de un medio ambiente capaz de fortalecer la salud de los seres humanos en vez de perjudicarla.

 

 

Por una sociedad emancipada sin exclusiones

No sólo el individuo se emancipa. También una sociedad puede y debería evolucionar como comunidad. Cuanto más madura y equitativa sea la sociedad, menos necesidad sentirá de excluir a determinadas personas, y más dispuesta estará a garantizar a cada individuo una vida digna y un espacio para su desarrollo individual en libertad. Sin embargo, para muchas mujeres, la igualdad no es todavía una realidad en su vida cotidiana. Y algunas personas experimentan todavía rechazo y discriminación por causa de su identidad sexual.

Con nuestra política, aspiramos a despedirnos de una sociedad dominada todavía por valores patriarcales, y a acercarnos a una sociedad centrada en la autodeterminación del individuo. Aspiramos a una igualdad de género en la economía, la administración, el mercado laboral y la política, a una paridad legal y efectiva. Y a la superación de la estigmatización y la violencia.

 

 

Pensar la asistencia desde el ser humano

La esperanza de vida es cada vez más larga. Una característica positiva de nuestra época. Pero a la vez surgen nuevos retos. Por este motivo, los temas “vejez” y “asistencia” han sido agrupados en un mismo ministerio. Así pueden coordinarse mejor las ofertas conjuntamente con asociaciones, gremios, municipios y proveedores de servicios competentes. La meta: permitir a cada persona organizar su vida de forma autodeterminada y activa hasta la vejez – sin quedar relegada al margen de la sociedad. En caso de discapacidad o inicio de la dependencia, es menester asegurar el acceso de cada necesitado a una ayuda de alta calidad – con independencia de su nivel de ingresos.

 

Entorno vital

Precisamente en la vejez, las personas requieren una oferta de productos de primera necesidad, de asesoramiento y de servicios de asistencia accesible con rapidez y sin grandes esfuerzos por ellos mismos o sus familiares. El Ministerio ayuda por ello a los municipios a impulsar una política de desarrollo urbano de las zonas de residencia, que tenga en cuenta las necesidades de las personas mayores, y asegure de este modo su participación en la vida de la comunidad.

 

El ser humano en el centro

El Ministerio apuesta por una asistencia centrada en el ser humano. Por una infraestructura asistencial, que permita una permanencia lo más larga posible en la propia vivienda y deje eligir a los dependientes, llegado el caso, entre una residencia asistida, viviendas colectivas o compartidas. El MGEPA vela además por un asesoramiento competente y una calidad garantizada en la asistencia. Sin embargo, una asistencia segura y humana funciona solamente si la sociedad puede recurrir a profesionales suficientemente cualificados. El Ministerio contrarresta activamente la escasez inminente de personal cualificado mediante, entre otros, la introducción de una contribución especial para formación.

La oferta de información y ayuda del MGEPA se dirige por lo demás en especial a quienes cuidan a un familiar dependiente en casa o en un centro de asistencia y prestan así una contribución valiosa en condiciones frecuentemente difíciles.

 

 

Vejez en autodeterminación y calidad de vida

La esperanza de vida es cada vez más larga. Una característica positiva de nuestra época. Pero a la vez surgen nuevos retos. Por este motivo, los temas “vejez” y “asistencia” han sido agrupados en un mismo ministerio. Así pueden coordinarse mejor las ofertas conjuntamente con asociaciones, gremios, municipios y proveedores de servicios competentes. La meta: permitir a cada persona organizar su vida de forma autodeterminada y activa hasta la vejez – sin quedar relegada al margen de la sociedad. En caso de discapacidad o inicio de la dependencia, es menester asegurar el acceso de cada necesitado a una ayuda de alta calidad – con independencia de su nivel de ingresos.

 

Entorno vital

Precisamente en la vejez, las personas requieren una oferta de productos de primera necesidad, de asesoramiento y de servicios de asistencia accesible con rapidez y sin grandes esfuerzos por ellos mismos o sus familiares. El Ministerio ayuda por ello a los municipios a impulsar una política de desarrollo urbano de las zonas de residencia, que tenga en cuenta las necesidades de las personas mayores, y asegure de este modo su participación en la vida de la comunidad.

 

Condiciones de vida

La pobreza y el aislamiento social son algunos de los mayores problemas a los que se ven enfrentados los ancianos. El Ministerio contrarresta conscientemente esta situación publicando un informe detallado de las condiciones de vida de las personas mayores en nuestro Land. El objetivo es atender a las necesidades de hombres y mujeres ancianos, personas con o sin discapacidades y dependientes en cualquier situación vital, sin olvidar en ello a los migrantes de mayor edad.


MGEPA im Überblick


© MGEPA Nordrhein-Westfalen